1. El momento, en torno a la comida, ha de ser relajado, tranquilo.  Procurad comer juntos la familia completa, siempre que sea posible. 

2. Si bien no todos los especialistas están de acuerdo, nosotros entendemos que es aconsejable que el niño y la niña aprendan a permanecer sentados durante el tiempo de las comidas, estableciendo un tiempo máximo y uno mínimo para ello.  Este objetivo debe plantearse con aproximaciones sucesivas que permitan aumentar muy progresivamente el permanecer sentado. 

3. Elegir un lugar que sea el habitual para comer.

4. Evitar TV u otras actividades en el momento de la comida.  Es un momento de convivencia,  para  comentar los sucesos del día, las experiencias de cada cual, etc. 

5. Evitar que coman entre horas y abusen de dulces y chucherías. 

6. Ofrecer nuevos alimentos en pequeñas cantidades. No hacer ninguna presión directa para que coma.

7. Animarles a elaborar menús y decorar platos; ensayar recetas….;  pedirles colaboración para quitar y poner la mesa,  según posibilidades adecuadas a la edad. 

8. Mantener cierta flexibilidad en el proceso de adquisición de los hábitos; los niños pasan por épocas en los que tienen menos apetito que suelen asociarse a etapas de crecimiento más lento, por lo que la necesidad de nutrientes es menor. 

9. Tolerar el desorden/suciedad propio de la edad: tocar, explorar…

10. Alentar la alimentación independiente.