1. Hacer agradables los momentos de alimentación.

2. No forzar la alimentación.

3. Minimizar en la niña y el niño lo importante que es para el padre y la madre, el que él coma.

4. Servir porciones pequeñas.

5. Complacer sus preferencias, siempre vigilando el balance de los alimentos,

6. Negociar sus preferencias y aversiones.

7. Darle la opción de preparar algunos platos.

8. Permitirle servir sus porciones.

9. No presionarles para que coman.

10. Que el postre sea parte del menú, no un premio o castigo.